Si has recibido un tratamiento de ortodoncia o estás pensando en empezar uno debes saber que al finalizar la ortodoncia deberás llevar unos retenedores dentales (alambres retenedores de ortodoncia) para mantener el resultado estético y funcional del tratamiento.

Ahora, es posible que tengas varias preguntas sobre los tipos de retenedores dentales que hay, sobre cómo se lavan e incluso cuánto duran.

Para ello hemos creado este artículo que hará de guía sobre los retenedores en la ortodoncia. Si tienes más dudas no dudes en acudir a nuestra clínica dental situada en barcelona.

¿Qué son los retenedores de ortodoncia y para qué sirven?

Los retenedores son elementos de fijación (hierro detrás de los dientes) que se utilizan una vez finalizada la ortodoncia para evitar que los dientes vuelvan a moverse a posiciones no deseadas.

Tradicionalmente no se daba la importancia que se le da hoy en día a la retención que se considera una fase más del tratamiento. De hecho, es muy común que los ortodoncistas hagan retratamiento en pacientes que llevaron ortodoncia hace años pero que debido a la ausencia de elementos de retención vuelven a tener los dientes mal posicionados.

Y es que o bien porque en su momento no se dio la importancia suficiente a la retención, o bien porque el paciente dejó de utilizarla en algún momento, lo cierto es que, sin este tipo de aparatología, el tratamiento de ortodoncia pierde eficacia con el paso del tiempo.

Tipos de retenedores dentales

En general los retenedores ortodónticos pueden ser fijos o removibles.

  1. Retenedores dentales fijos o permanentes

Los retenedores fijos o retenedores permanentes, son unas barras de alambre que se colocan por detrás de los dientes anteriores sobretodo en la arcada inferior, pero a veces también en la arcada superior.

Estos alambres se adhieren al diente a través de un adhesivo y permanecen fijos, invisibles y nada molestos a lo largo de los años.

  1. Retenedores dentales removibles

Por su parte, los retenedores removibles, también llamados essix o vivera en función de si están hechos en la propia clínica o por la marca Invisalign, son mucho más comunes a raíz de la aparición de las ortodoncias invisibles y como su nombre indica son aparatos de quitar y poner.

Normalmente este tipo de aparatología se lleva durante la noche, aunque en las fases iniciales, nada más finalizar el tratamiento, suele llevarse durante todo el día.

  1. Otros tipos de retenedores

Existen otro tipo de retenedores removibles, llamados placas de Hawley que, aunque son cada vez menos frecuente aún se utilizan, sobretodo en niños que se han realizado tratamiento con brackets.

¿Cuánto tiempo se deben llevar los retenedores en ortodoncia?

Debido a la tendencia natural de los dientes a moverse si no tienen ningún tipo de barrera, los retenedores deberán llevarse de forma permanente una vez finalizado el tratamiento de ortodoncia.

Sin embargo, debido a que son muy poco molestos e invisibles lo cierto es que esta premisa tiene pocas implicaciones para el paciente más allá de que 1 vez al año deberá acudir a la consulta a hacer mantenimiento o cambiar retenedores antiguos en mal estado.

¿Cómo se limpian los retenedores?

En cuanto a la higiene, los retenedores fijos se limpian dentro del protocolo diario de higiene dental del paciente. Es decir, cuando te lavas los dientes.

Lo único importante para tener en cuenta es que en la zona donde esta insertado el alambre se acumula más placa bacteriana y por lo tanto debe insistirse con más atención.

En cambio, los retenedores removibles se limpian con el mismo cepillo del paciente una vez retirados de la boca, se enjuagan con agua y se guardan en su caja pertinente hasta la noche siguiente.

Dentro de las vistas anuales de control ortodóncico es recomendable que los pacientes se hagan también higienes dentales profesionales para ayudarle a mantener la salud general de su boca. Tenemos que recordar que aunque el paciente tenga algún implante dental, puede seguir utilizando retenedores.

¿Los retenedores duran para siempre? ¿Cada cuanto se cambian los retenedores?

Finalmente es muy importante que el paciente entienda que los sistemas de retención ortodóncica deben rehacerse cada cierto tiempo ya que o bien se rompen, se despegan o pierden su capacidad de retención.

Puesto que el paciente acude anualmente a su control ortodóncico, será el propio profesional el que decidirá si debe realizarse algún procedimiento de mejora o si está todo correcto.

En todo caso este tipo de reparaciones son sencillas y poco costosas para el paciente y sin embargo tienen un gran impacto en la estabilidad del resultado estético y funcional del tratamiento.

Si has llevado aparatos o estas pensando en empezar un tratamiento de ortodoncia invisible en Barcelona, te invitamos a que pidas una cita totalmente gratuita y analizaremos tu caso sin ningún compromiso.

¿Los retenedores dentales son incómodos?

La comodidad de los retenedores dentales puede variar según la persona y el tipo de retenedor utilizado. En general, los retenedores dentales son diseñados para ser lo más cómodos posible, pero algunas personas pueden experimentar cierta incomodidad o molestias, especialmente al principio. Aquí hay algunos puntos a considerar:

  1. Sensación inicial: Cuando se coloca por primera vez un retenedor dental, puede sentirse extraño en la boca y puede causar cierta molestia o irritación. Esto es especialmente común con los retenedores fijos o los retenedores removibles que se usan todo el día al principio.
  2. Adaptación: La mayoría de las personas se adaptan gradualmente a la presencia del retenedor en la boca. Con el tiempo, es posible que ya no sientan molestias.
  3. Ajustes: Si experimenta molestias persistentes o problemas con su retenedor, es importante comunicarse con su ortodoncista o dentista. Pueden realizar ajustes o recomendaciones para mejorar la comodidad.
  4. Retenedores removibles: Los retenedores removibles, como los retenedores Hawley o los retenedores transparentes (Invisalign), generalmente se retiran al comer y cepillarse los dientes, lo que puede hacer que sean más cómodos de llevar en comparación con los retenedores fijos.
  5. Mantenimiento adecuado: El cuidado adecuado de los retenedores es esencial para mantener su comodidad y eficacia. Limpieza regular y almacenamiento adecuado son importantes para evitar problemas.

En resumen, la comodidad de los retenedores dentales puede variar, pero en la mayoría de los casos, las molestias iniciales tienden a disminuir con el tiempo a medida que te acostumbras a usarlos. Si experimentas incomodidades persistentes, es importante hablar con tu ortodoncista o dentista para buscar soluciones adecuadas.

¿Los retenedores dentales pueden causar mal aliento?

Los retenedores dentales, ya sean fijos o removibles, pueden contribuir al mal aliento si no se mantienen limpios y cuidados adecuadamente. Aquí hay algunas razones por las cuales los retenedores dentales podrían estar relacionados con el mal aliento y cómo prevenirlo:

  1. Acumulación de placa: Los retenedores pueden acumular placa bacteriana, al igual que los dientes. Si no se limpian adecuadamente, las bacterias en la placa pueden liberar compuestos de azufre malolientes que causan mal aliento.
  2. Restos de alimentos: Los restos de alimentos pueden quedar atrapados en los retenedores removibles o debajo de los retenedores fijos, lo que puede ser una fuente de mal aliento si no se eliminan mediante una buena higiene oral.
  3. Limpieza deficiente: Es esencial limpiar regularmente los retenedores siguiendo las recomendaciones de tu ortodoncista o dentista. Esto puede incluir cepillarlos, enjuagarlos y remojarlos en una solución de limpieza adecuada, según el tipo de retenedor que tengas.
  4. Higiene oral general: Además de cuidar tus retenedores, mantener una buena higiene oral en general es importante para prevenir el mal aliento. Esto incluye cepillar y usar hilo dental en tus dientes naturales, así como cepillar y cuidar las áreas alrededor de los retenedores.

Si experimentas mal aliento persistente a pesar de mantener una buena higiene oral y cuidar adecuadamente tus retenedores, es importante consultar a un dentista u ortodoncista. Pueden evaluar la situación y proporcionarte orientación adicional sobre cómo abordar el problema.

Si has recibido un tratamiento de ortodoncia o estás pensando en empezar uno debes saber que al finalizar la ortodoncia deberás llevar unos retenedores dentales (alambres retenedores de ortodoncia) para mantener el resultado estético y funcional del tratamiento.

Ahora, es posible que tengas varias preguntas sobre los tipos de retenedores dentales que hay, sobre cómo se lavan e incluso cuánto duran.

Para ello hemos creado este artículo que hará de guía sobre los retenedores en la ortodoncia. Si tienes más dudas no dudes en acudir a nuestra clínica dental situada en barcelona.

¿Qué son los retenedores de ortodoncia y para qué sirven?

Los retenedores son elementos de fijación (hierro detrás de los dientes) que se utilizan una vez finalizada la ortodoncia para evitar que los dientes vuelvan a moverse a posiciones no deseadas.

Tradicionalmente no se daba la importancia que se le da hoy en día a la retención que se considera una fase más del tratamiento. De hecho, es muy común que los ortodoncistas hagan retratamiento en pacientes que llevaron ortodoncia hace años pero que debido a la ausencia de elementos de retención vuelven a tener los dientes mal posicionados.

Y es que o bien porque en su momento no se dió la importancia suficiente a la retención, o bien porque el paciente dejó de utilizarla en algún momento, lo cierto es que, sin este tipo de aparatología, el tratamiento de ortodoncia pierde eficacia con el paso del tiempo.

Tipos de retenedores dentales

En general los retenedores ortodónticos pueden ser fijos o removibles.

  1. Retenedores dentales fijos o permanentes

Los retenedores fijos o retenedores permanentes, son unas barras de alambre que se colocan por detrás de los dientes anteriores sobretodo en la arcada inferior, pero a veces también en la arcada superior.

Estos alambres se adhieren al diente a través de un adhesivo y permanecen fijos, invisibles y nada molestos a lo largo de los años.

  1. Retenedores dentales removibles

Por su parte, los retenedores removibles, también llamados essix o vivera en función de si están hechos en la propia clínica o por la marca Invisalign, son mucho más comunes a raíz de la aparición de las ortodoncias invisibles y como su nombre indica son aparatos de quitar y poner.

Normalmente este tipo de aparatología se lleva durante la noche, aunque en las fases iniciales, nada más finalizar el tratamiento, suele llevarse durante todo el día.

  1. Otros tipos de retenedores

Existen otro tipo de retenedores removibles, llamados placas de Hawley que, aunque son cada vez menos frecuente aún se utilizan, sobretodo en niños que se han realizado tratamiento con brackets.

¿Cuánto tiempo se deben llevar los retenedores en ortodoncia?

Debido a la tendencia natural de los dientes a moverse si no tienen ningún tipo de barrera, los retenedores deberán llevarse de forma permanente una vez finalizado el tratamiento de ortodoncia.

Sin embargo, debido a que son muy poco molestos e invisibles lo cierto es que esta premisa tiene pocas implicaciones para el paciente más allá de que 1 vez al año deberá acudir a la consulta a hacer mantenimiento o cambiar retenedores antiguos en mal estado.

¿Cómo se limpian los retenedores?

En cuanto a la higiene, los retenedores fijos se limpian dentro del protocolo diario de higiene dental del paciente. Es decir, cuando te lavas los dientes.

Lo único importante para tener en cuenta es que en la zona donde esta insertado el alambre se acumula más placa bacteriana y por lo tanto debe insistirse con más atención.

En cambio, los retenedores removibles se limpian con el mismo cepillo del paciente una vez retirados de la boca, se enjuagan con agua y se guardan en su caja pertinente hasta la noche siguiente.

Dentro de las vistas anuales de control ortodóncico es recomendable que los pacientes se hagan también higienes dentales profesionales para ayudarle a mantener la salud general de su boca. Tenemos que recordar que aunque el paciente tenga algún implante dental, puede seguir utilizando retenedores.

¿Los retenedores duran para siempre? ¿Cada cuanto se cambian los retenedores?

Finalmente es muy importante que el paciente entienda que los sistemas de retención ortodóncica deben rehacerse cada cierto tiempo ya que o bien se rompen, se despegan o pierden su capacidad de retención.

Puesto que el paciente acude anualmente a su control ortodóncico, será el propio profesional el que decidirá si debe realizarse algún procedimiento de mejora o si está todo correcto.

En todo caso este tipo de reparaciones son sencillas y poco costosas para el paciente y sin embargo tienen un gran impacto en la estabilidad del resultado estético y funcional del tratamiento.

Si has llevado aparatos o estas pensando en empezar un tratamiento de ortodoncia invisible en Barcelona, te invitamos a que pidas una cita totalmente gratuita y analizaremos tu caso sin ningún compromiso.

¿Los retenedores dentales son incómodos?

La comodidad de los retenedores dentales puede variar según la persona y el tipo de retenedor utilizado. En general, los retenedores dentales son diseñados para ser lo más cómodos posible, pero algunas personas pueden experimentar cierta incomodidad o molestias, especialmente al principio. Aquí hay algunos puntos a considerar:

  1. Sensación inicial: Cuando se coloca por primera vez un retenedor dental, puede sentirse extraño en la boca y puede causar cierta molestia o irritación. Esto es especialmente común con los retenedores fijos o los retenedores removibles que se usan todo el día al principio.
  2. Adaptación: La mayoría de las personas se adaptan gradualmente a la presencia del retenedor en la boca. Con el tiempo, es posible que ya no sientan molestias.
  3. Ajustes: Si experimenta molestias persistentes o problemas con su retenedor, es importante comunicarse con su ortodoncista o dentista. Pueden realizar ajustes o recomendaciones para mejorar la comodidad.
  4. Retenedores removibles: Los retenedores removibles, como los retenedores Hawley o los retenedores transparentes (Invisalign), generalmente se retiran al comer y cepillarse los dientes, lo que puede hacer que sean más cómodos de llevar en comparación con los retenedores fijos.
  5. Mantenimiento adecuado: El cuidado adecuado de los retenedores es esencial para mantener su comodidad y eficacia. Limpieza regular y almacenamiento adecuado son importantes para evitar problemas.

En resumen, la comodidad de los retenedores dentales puede variar, pero en la mayoría de los casos, las molestias iniciales tienden a disminuir con el tiempo a medida que te acostumbras a usarlos. Si experimentas incomodidades persistentes, es importante hablar con tu ortodoncista o dentista para buscar soluciones adecuadas.

¿Los retenedores dentales pueden causar mal aliento?

Los retenedores dentales, ya sean fijos o removibles, pueden contribuir al mal aliento si no se mantienen limpios y cuidados adecuadamente. Aquí hay algunas razones por las cuales los retenedores dentales podrían estar relacionados con el mal aliento y cómo prevenirlo:

  1. Acumulación de placa: Los retenedores pueden acumular placa bacteriana, al igual que los dientes. Si no se limpian adecuadamente, las bacterias en la placa pueden liberar compuestos de azufre malolientes que causan mal aliento.
  2. Restos de alimentos: Los restos de alimentos pueden quedar atrapados en los retenedores removibles o debajo de los retenedores fijos, lo que puede ser una fuente de mal aliento si no se eliminan mediante una buena higiene oral.
  3. Limpieza deficiente: Es esencial limpiar regularmente los retenedores siguiendo las recomendaciones de tu ortodoncista o dentista. Esto puede incluir cepillarlos, enjuagarlos y remojarlos en una solución de limpieza adecuada, según el tipo de retenedor que tengas.
  4. Higiene oral general: Además de cuidar tus retenedores, mantener una buena higiene oral en general es importante para prevenir el mal aliento. Esto incluye cepillar y usar hilo dental en tus dientes naturales, así como cepillar y cuidar las áreas alrededor de los retenedores.

Si experimentas mal aliento persistente a pesar de mantener una buena higiene oral y cuidar adecuadamente tus retenedores, es importante consultar a un dentista u ortodoncista. Pueden evaluar la situación y proporcionarte orientación adicional sobre cómo abordar el problema.