Es normal preocuparse al ver un cambio en el color o la textura de la lengua. Aunque los cambios en la lengua generalmente son inofensivos, a veces pueden indicar una infección o un problema de salud. La lengua amarilla es un ejemplo de ello, ya que puede ser causada por diversos factores.

En este artículo vamos a despejar todas las dudas sobre la lengua amarilla: qué es, cuáles son sus causas y posibles tratamientos.

¿Qué es la lengua amarilla?

Se llama así cuando la lengua deja de mostrar su color natural y la superficie lingual se vuelve amarillenta. Es un claro síntoma de una afección y, por tanto, merece una revisión médica para identificar el origen de su aparición.

No obstante, que no cunda el pánico, no hay motivo para alarmarse porque, por lo general, suele ser un problema inofensivo para la salud.

Ahora bien, esto no quiere decir que no tienes que visitar al dentista en cuanto te sea posible, puesto que hay que detectar cuál es su causa para aplicar el tratamiento correspondiente.

En resumen, la lengua amarilla es un síntoma de que algo no está funcionado bien, aunque no suele ser grave es conveniente visitar al odontólogo para que averigüe qué es lo que causa ese color amarillento.

Causas de la lengua amarilla

¿Qué es lo que provoca que la superficie de la lengua se vuelva amarilla? Veamos algunas de las posibles causas.

Falta de higiene bucal

Pues sí, el descuido en la higiene bucal es una de las causas más frecuentes de la lengua amarilla. En realidad, lo que hace que se vea amarillenta son las bacterias que están en la superficie de la lengua. Además, un mal cuidado bucodental puede derivar en caries, gingivitis, periodontitis, halitosis, entre otras consecuencias negativas de bienestar.

Ictericia

Otra causa de la lengua amarilla es la ictericia, que es causada por problemas en la vesícula biliar, el hígado y el páncreas. La ictericia es una condición que ocurre cuando hay un exceso de bilirrubina (un producto de desecho) en la sangre. Se supone que el hígado y la vesícula biliar filtran este producto de desecho y lo excretan a través de los conductos biliares. Si alguno de estos órganos no funciona correctamente, entonces la bilirrubina puede acumularse y causar ictericia. Cuidado con esto porque merece una visita urgente al médico especialista.

Consumo de ciertos medicamentos

Otra de las causas que provocan lengua amarilla es el consumo de ciertos medicamentos. Aunque lo que ocurre en estos casos es una decoloración en todo el cuerpo, los primeros síntomas suelen ser piel y ojos amarillentos. Por tanto, si alguien te comenta o tú detectas que el color de tu piel o lengua tiene un color amarillo, hay que consultar al médico que te recetó la medicación que estás tomando, por si fuera lo que está causando ese cambio de color.

Infecciones

Es posible que el origen de la lengua amarilla sea la presencia de algún agente infeccioso en la boca, por ejemplo, un hongo, virus o bacteria. La presencia de estos microorganismos podría provocar el cambio de color lingual. Una infección tiene que tratarse de manera inmediata, puesto que puede provocar graves problemas de salud.

Tabaquismo

Los productos del tabaco contienen toxinas que pueden causar coloración amarillenta de la lengua y dientes, mal aliento, caries y enfermedad de las encías. La única forma de revertir este efecto es dejar de usar productos de tabaco. Por tanto, si eres fumador frecuente y tienes la lengua amarilla, es muy probable que el tabaco sea la causa.

Mala alimentación

Una dieta inadecuada también afecta a la salud bucal. Por ejemplo, el consumo excesivo de productos con colorantes puede causar lengua amarilla, o aquellos que contienen muchos azúcares. Algunos alimentos contienen colorantes artificiales, y otros están compuestos por un alto contenido en azúcar, en ambos casos, hay que lavarse rápidamente los dientes para evitar que se queden restos en la boca, y acaben provocando ese color amarillento en dientes y lengua.

Problemas nasales

El hecho de respirar continuamente por la boca reduce la salivación, un factor que podría ser causa de lengua amarilla. El caso es que respirar por la boca durante un largo periodo de tiempo puede provocar multitud de problemas bucales, por ejemplo, caries, labios agrietados, problemas de las encías, lengua amarilla y más.

Tratamientos de la lengua amarilla

Nuestra recomendación es que visites a tu dentista a la mayor brevedad posible, para que identifique la causa principal que está provocando esa coloración de la lengua. Esto determinará el tratamiento que debe aplicarse.

No obstante, a continuación, te indicamos algunos tratamientos habituales.

Mejorar la higiene bucal

Todo el mundo sabe que los dientes han de cepillarse a diario, al menos después de cada comida. Lo ideal es que también se cepille la lengua, para eliminar los restos de comida y bacterias que están en la superficie.

Por otro lado, ese cepillado ha de complementarse con el hilo dental, puesto que ayuda a limpiar restos de alimentos que están entre los dientes y son inalcanzables para el cepillo. También es recomendable terminar con un enjuague bucal, porque combate la placa bacteriana.

Dejar de consumir productos de tabaco

Tanto si tu consumo de tabaco es moderado como severo debes plantearte dejarlo, al menos si quieres cuidar tu salud bucodental y evitar que aparezca la lengua amarilla. El consumo excesivo de café o té también aumenta la probabilidad de que aparezca el color amarillento de lengua y dientes.

No comer alimentos con colorantes o artificiales

Llevar una alimentación saludable y equilibrada es fundamental para la salud. Conviene eliminar de la dieta los alimentos con colorantes artificiales, al menos, reducir el consumo al máximo.

También se aconseja controlar la ingesta de alimentos con una alto contenido de azúcares. No son nada buenos para la salud.

Ir al dentista

En aquellos casos en los que la causa sea una infección o afección desconocida, la solución pasa por acudir al médico o dentista, para que identifique el origen y aplique el tratamiento correspondiente.

Conclusión

Lo normal es que la lengua amarilla esté causada por un motivo relativamente sencillo de solucionar, aunque hay determinadas situaciones que podrían estar originadas por temas más complejos.

Por este motivo, si estás padeciendo este síntoma, tienes que acudir al odontólogo para identificar cuál es la causa que provoca ese color amarillento.

En cualquier caso, padezcas o no este síntoma, te recomendamos que realices una limpieza bucal de manera periódica, al menos una vez al año. Esa visita al dentista servirá, además, para que te haga una revisión de la boca y detecte posibles problemas.